Encuesta sobre la reforma concursal


Pretender que la justicia sea eficiente es una formulación actualizada de la eterna pretensión de que la justicia sea rápida, pues si no lo es, muchas veces deja de ser justicia. A este respecto quiero dar una breve reseña de la 3ª Encuesta entre juristas que sobre la modernización de ciertos aspectos de la gestión de litigios ha llevado a cabo el área de forense de Deloitte, bajo el título “Hacia una Justicia más eficiente”. Este estudio, el tercero que lleva a cabo la citada entidad, trata de evaluar la efectividad de las medidas que se han incluido en el plan estratégico de modernización de la justicia 2009-2012 y también en reformas introducidas en otras disposiciones, de manera destacada en la reciente reforma de la Ley Concursal (LC) llevada a efecto a finales del año 2011. 

Es con relación a la reforma de la LC con la que quiero traer a colación algunas de las conclusiones de la citada encuesta. Así en primer lugar, existe una mayoría de opiniones favorables a llevar a cabo la reforma concursal, si bien también existe una disparidad a la hora de entender que las medidas recientes van a implicar una reducción de los costes del concurso y una agilización en la toma de decisiones en este tipo de procedimientos (un 36% a favor y un 35% en contra).
Otro aspecto que me parece interesante, aunque sea porque he insistido varias veces en mis dudas acerca de la eficacia de las reformas legislativas que no se acompañan de otras medidas que alivien la carga de trabajo de los Juzgados de lo Mercantil, es un criterio mayoritario de los encuestados acerca de la reducción de la duración de los concursos y de esa carga de trabajo como simple consecuencia de la reforma concursal.
Madrid, 21 de septiembre de 2012