Denominación y tipo social

La Resolución de 6 de septiembre de 2016, de la Dirección General de los Registros y del Notariado (DGRN), vuelve sobre el tema de la denominación social con relación al tipo de sociedad elegido. En este caso se trataba de una sociedad con la denominación “Forge Arquitectura, S.L.”. Se calificó negativamente la escritura de constitución por considerar que la inclusión del término “arquitectura” en la denominación podía dar lugar a confusión en cuanto a la naturaleza de la sociedad, dando a entender que se estaba ante una sociedad profesional, cuando lo cierto era que dicha sociedad era una sociedad limitada ordinaria y no estaba sujeta a la Ley 2/2007, de 15 de marzo de sociedades profesionales.

 

El criterio del Registrador es confirmado por la DGRN sobre la base de la doctrina que resumió la precedente Resolución de 23 de septiembre de 2015 y que lleva a recordar la existencia dentro del Reglamento del Registro Mercantil de una serie de disposiciones que tratan de consagrar el principio de veracidad de la denominación social. Este principio responde a la finalidad de evitar confusiones en el tráfico jurídico mercantil haciendo que la denominación social presente una nota de claridad que no lleve a errores sobre, entre otros extremos, la propia identidad de la sociedad constituida. En este caso, la DRGN considera que el uso del término “arquitectura”, cuando el objeto social señalaba que se trataba de una sociedad que se iba a dedicar a la intermediación en actividades de arquitectura, da lugar a confusión, puesto que puede llevar a pensar que se está ante una sociedad profesional.