Concurso y Registro

El concurso de acreedores es, además de un procedimiento judicial, un hecho con singular transcendencia para nuestros Registros. Esto se produce tanto cuando el deudor es una persona física como, sobre todo y en mucha mayor medida, cuando nos encontramos ante la insolvencia que afecta a un empresario. En este último supuesto el concurso tiene un reflejo múltiple en el ámbito registral, con inscripciones que afectan al propio empresario y otras muchas que afectan a su patrimonio. Estos hechos notorios se traducen en la constante relación y colaboración entre nuestros Juzgados y Registros de la Propiedad y Mercantiles.

 

El Colegio de Registradores acaba de publicar una obra que es expresión de esa colaboración esencial para nuestra actividad económica. Se trata del “Manual de buenas prácticas concursales y registrales” [Cano Marco, F./Martín Martín, A.J., coords., Cizur Menor 2016, 381 páginas], que parte de la colaboración sostenida entre el Colegio de Registradores de la Propiedad y Mercantiles de Murcia y el Tribunal Superior de Justicia de la región de Murcia. El libro es muy útil desde la perspectiva de los varios aspectos básicos en donde la iniciación del concurso, su tramitación o terminación, dan lugar a inscripciones registrales o a cancelaciones de las mismas, con alguna referencia incluso a procesos extrajudiciales.