Denuncias en defensa de la competencia

En la vida mercantil, la complejidad y opacidad de las prácticas que pueden ser consideradas irregulares ha incentivado la detección y denuncia de las mismas a través de mecanismos internos, es decir, incentivando que sean personas que venían participando en los hechos sancionables quienes den el primer paso informando y aportando pruebas sobre dichas prácticas (v., por ejemplo, los artículos 65 y 66 de la Ley 15/2007, de 3 de julio, de Defensa de la Competencia). El fomento de ese tipo de denuncias requiere una cierta indemnidad o impunidad hacia quienes actúan como denunciantes iniciales, lo que requiere en muchas ocasiones mantener el anonimato del denunciante. Esto que viene sucediendo en distintas materias, tanto en el ámbito internacional como en el nacional, y a lo que se han dedicado repetidas entradas dentro del blog con relación al concepto anglosajón de los “whistleblowers”, ha cobrado relevancia destacada en el ámbito del Derecho de la competencia.

 

En lo que puede ser visto como una ampliación del sistema de denuncias, la Comisión europea anunció hace pocos días lo que en su versión inglesa ha descrito como la “Anonymous Whistleblowers Tool”, que no es sino una página web en la que se dan las instrucciones correspondientes para que las personas físicas puedan proceder a formular las correspondientes denuncias. Lo pueden hacer revelando su identidad o manteniendo ésta anónima. La iniciativa se justifica en los siguientes párrafos que transcribo:

 

You as an individual can help in the fight against cartels and other anti-competitive practices, such as agreeing on prices or procurement bids, keeping products off the market or unfairly excluding rivals. These practices cause immense damage to Europe’s economy. They can deny customers access to a wider choice of goods and services at reasonable prices, stifle innovation and put companies out of business.

 

Inside knowledge and assistance can be a powerful tool to help the European Commission uncover cartels and other anti-competitive practices more swiftly than might otherwise be possible, and can contribute to the success of our investigations.

 

If you are aware of business practices that you think are wrong, you can help us to put things right by voluntarily providing us with information. This information can be facts concerning anti-competitive conduct, its circumstances and the individuals involved, for example, that are not publicly known but are known to you. They can concern past, ongoing or planned anti-competitive behaviour.”

 

La Comisión europea señala que su iniciativa se corresponde con otras que ya están en vigor en distintos Estados miembros. Es previsible que la acreditada agilidad del Derecho de la competencia -español y europeo- a la hora de adoptar este tipo de soluciones sea imitada en otros ámbitos de la regulación económica.