Posiciones cortas: de nuevo, prohibidas

Vuelve la prohibición de las posiciones cortas. La Comisión Nacional del Mercado de Valores en su Acuerdohecho público ayer, la justificó a partir de “la situación de extrema volatilidad que atraviesan los mercados de valores europeos” y la necesidad de defender la estabilidad financiera en los mercados. No parece cuestionable que estamos instalados en un escenario de excepcional inestabilidad, al igual que resulta notorio que nos encontramos ante una medida reiteradamente solicitada por numerosas sociedades cotizadas. 

Sobre el alcance de la medida cautelar de prohibición, con una vigencia inicial de tres meses y con un alcance superior al de las prohibiciones precedentes (pues afecta a todos los valores y no sólo a los de un determinado sector):
La prohibición cautelar afecta a cualquier operación sobre acciones o índices, incluyendo operaciones de contado, derivados en mercados organizados o derivados OTC, que suponga crear una posición corta neta o aumentar una preexistente, aunque sea de forma intradiaria. Se entenderá por posición corta neta aquella que resulte en una exposición económica positiva ante una caída del precio de la acción.
Se excluyen de la prohibición cautelar las operaciones que sean realizadas por entidades que desarrollen funciones de creación de mercado. Se entenderá por tales las entidades financieras o empresas de servicios de inversión que, como respuesta a órdenes de clientes o como resultado de cotizar precios de oferta y demanda de forma continua en su condición de miembros de mercados secundarios oficiales o sistemas multilaterales de negociación, incurran transitoriamente, especialmente intradía, en posiciones cortas netas”.
Como es notorio, esta prohibición cautelar ha sido utilizada en el pasado reciente (ver la entradamás cercana sobre este tema, precisamente sobre la abolición de la anterior prohibición). Esa experiencia puede justificar que en los medios de comunicación abunden las valoraciones escépticas acerca de la eficacia de la medida. Habrá que esperar y ver los efectos de esta nueva prohibición.
Madrid, 24 de julio de 2012