Refundición y derogación de la Segunda Directiva en materia de sociedades


La Segunda Directiva en materia de sociedades de 1976 tenía un propósito fundamental para el Derecho europeo de sociedades: la protección de los intereses de los socios y de los acreedores a través de la adecuada disciplina de la constitución societaria y del mantenimiento, aumento y reducción del capital social. Desde su aprobación inicial han sido numerosas las modificaciones introducidas posteriormente por otras Directivas societarias o con otros contenidos cercanos, a la vez que  alguna Sentencia del Tribunal de Justicia obliga a revisar la redacción de determinados preceptos.
La Directiva 2012/30/UE, de 25 de octubre de 2012, supone una refundición de la Segunda Directiva que incorpora los cambios concretos que explican sus considerandos y que supone una más clara reformulación de la disciplina que acompaña las garantías normativas que se proyectan sobre el capital social. Queda derogada la Segunda Directiva, sin perjuicio de las obligaciones que pudieran todavía estar vigentes en cuanto a la trasposición de su contenido a la legislación de los Estados miembros.
Madrid, 23 de noviembre de 2012