Agencias de rating: calificación y responsabilidad en una Sentencia australiana


Las agencias de rating no abandonan el primer plano de la actualidad. Es comprensible que se mantengan en él en virtud de la trascendencia que desde los puntos de vista informativo y financiero tienen sus calificaciones, que constituyen uno de los baremos básicos de la evolución de las Economías públicas y de la solvencia de las grandes corporaciones. La edición digital de El País incluye una noticia de EFE que se hace eco de una sentencia australiana que condena a una de las grandes agencias a indemnizar las pérdidas sufridas por la inversión en productos financieros que merecieron la máxima calificación crediticia:

 “La decisión judicial abre la puerta a reclamaciones similares en Europa, según opinan los medios australianos, aunque S&P ya ha anunciado que apelará.
La juez Jayne Jagot, del Tribunal Federal en Sídney, declaró que la calificación otorgada por S&P fue “engañosa y falaz” y supuso la “tergiversación negligente” de los valores etiquetados por parte de los inversores potenciales en Australia.
La agencia de calificación internacional emitió un comunicado tras la condena en el que omite cualquier comentario que sugiera que su conducta fue “inapropiada” y anunció que recurrirá el fallo vinculado específicamente a los bonos CPDO (siglas de constant proportion debt obligations, obligaciones de deuda proporcional-constante), según la cadena australiana ABC.
Madrid, 5 de noviembre de 2012