Apunte concursal (1)

De la inestabilidad de la Ley Concursal (LC) como consecuencia de su estado de reforma cuasi permanente he dejado constancia en numerosas entradas, introducidas al paso de la actualidad, es decir, según se van produciendo esas modificaciones legislativas. Solemos decir que los árboles no nos dejan ver el bosque. Los árboles serían las sucesivas modificaciones, que en tiempos recientes se han acelerado hasta una periodicidad trimestral, en algunos momentos.

 

A la contemplación del bosque -hacia dónde conducen a la LC tantos cambios- puede contribuir la ordenada exposición de cambios normativos que ha recogido Ainoa Iriarte en una reciente crónica legislativa que, más allá de la enunciación de cada una de las disposiciones que han afectado de una u otra forma en los últimos años a la LC, nos alerta sobre que desde la aprobación de la citada ley se han producido 28 cambios o reformas. Ni más, ni menos. [v. Iriarte Ibargüen, Ainoa, “Un recorrido por las reformas de la Ley Concursal: de julio de 2003 a julio de 2015”, cissactualidad, 7 de septiembre de 2015 (La Ley 5427/2015)].

 

Madrid, 17 de septiembre de 2015