El Dictamen del CESE sobre la Propuesta de Directiva en materia de segunda oportunidad

Continúa la tramitación de la Propuesta de Directiva sobre segunda oportunidad. Se publicó hace escasos días el “Dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre la ‘Propuesta de Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo sobre marcos de reestructuración preventiva, segunda oportunidad y medidas para aumentar la eficacia de los procedimientos de condonación, insolvencia y reestructuración, y por la que se modifica la Directiva 2012/30/UE’”.

 

Reproduzco sus conclusiones y recomendaciones:

 

“1.1.-El CESE apoya la propuesta de Directiva sobre la reestructuración preventiva y la segunda oportunidad y, por esta razón, presenta las propuestas de la sociedad civil organizada para completar su contenido.

 

1.2.- Habida cuenta del contenido de la propuesta y de la necesidad de completar las normas del mercado interior, el CESE es favorable a que dicha propuesta adopte la forma de un reglamento y no tema proceder a la mayor armonización posible de los sistemas actuales.

 

1.3.- El CESE insiste en que se debe precisar formalmente en la Directiva el deber de la dirección de la empresa de informar y consultar con antelación y durante las negociaciones a los trabajadores. En las fases de reestructuración temprana, en particular, conviene prestar la máxima atención a los intereses de los trabajadores y, en el procedimiento de insolvencia, se debe hacer referencia explícita al artículo 5, apartado 2, de la Directiva 2001/23/UE, a fin de proteger los derechos de los trabajadores en este contexto.

 

1.4.- El CESE pide a la Comisión que incluya en la Directiva la obligación de «anticipar» las situaciones de insolvencia como principio fundamental, mediante la adopción de un «código de buena conducta». Para ello, el CESE propone integrar en la Directiva el principio de «alerta social», de acuerdo con las oportunas modalidades.

 

1.5.- El CESE recomienda que se inscriba en la Directiva el principio prioritario de garantizar, en caso de insolvencia, el rango de acreedores prioritarios a todos los trabajadores de todos los países miembros. Además, propone que se cree, allí donde no exista, un fondo nacional de mutualización de riesgos que garantice, en todos los Estados miembros, el pago de los salarios de los trabajadores. Este fondo, en vigor en algunos Estados miembros, podría ser financiado por los empresarios mediante una contribución específica. Los Estados miembros podrían participar en la gestión de este fondo y ser sus garantes.

 

1.6.- El CESE recomienda a la Comisión instituir rápidamente modalidades y plazos para detectar a tiempo las dificultades de la empresa.

 

1.7.- Las figuras profesionales y los expertos, además de los magistrados, que deban intervenir deberán disponer de una adecuada formación común y experiencia en múltiples campos, de forma que puedan trabajar en terrenos hasta ahora poco explorados.

 

1.8.- Es necesario comprobar los criterios de fiabilidad de los empresarios en relación con una conducta profesional honrada, que deberá demostrarse mediante los oportunos certificados expedidos por las autoridades. Dichos certificados justifican el recurso a la segunda oportunidad.

 

1.9.- El CESE insta a que la Directiva establezca que el abuso del procedimiento de insolvencia por parte del empresario para negar derechos a los trabajadores constituye una práctica ilícita y niegue, por tanto, el acceso a la moratoria o el beneficio de una segunda oportunidad a quienes lo hagan.

 

1.10.- El CESE aprecia que se reserve un papel residual a los tribunales, que solo intervienen en caso de necesidad.

 

1.11.- El CESE subraya el valor social de la empresa y el esfuerzo por mantenerla activa con procedimientos ágiles, poco costosos y oportunos, en consonancia con los valores del Tratado de la Unión (artículo 3) y respetando la buena fe del empresario”.

 

 

Madrid, 11 de julio de 2017