Gobierno corporativo en la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación

Parto de algo que he tenido ocasión de denunciar repetidamente: la velocidad en la aprobación de las leyes y en la modificación de las ya aprobadas, está condicionando en muchos aspectos la labor de cuantos están encargados de estudiarlas y de aplicarlas. No es fácil la labor de los jueces y tribunales ante la interinidad y pendencia de leyes mercantiles importantes. Pero la labor tampoco es sencilla para quienes simple y modestamente se dediquen a estudiar y conocer las novedades legislativas, puesto que éstas son tantas, tan seguidas y repetidas que nos convierten muchas veces en simples cronistas de lo que pasa y limitan la capacidad de explicar por qué pasa. Saber cuál es la norma vigente se convierte en una prioridad y hace que la capacidad de entender y reflexionar sobre los cambios legislativos resulte condicionada por esa contagiosa prisa normativa.

 

Esto podrá alegarse en distintos ámbitos de la realidad empresarial y de la legislación mercantil que a ella se dirige. Hoy me permito invocarlo con respecto al gobierno corporativo, que es materia radicalmente modificada por la Ley 31/2014, pero que viene siendo sacudida desde hace tiempo por lo que podríamos enunciar como una agenda regulatoria en permanente revisión. Porque si echamos la vista atrás, no eran pocos los aspectos del gobierno corporativo que antes de la Ley 31/2014 vivían en ese estado (sobre todo desde la Ley de Economía Sostenible de 2011), al igual que no son tampoco escasos los aspectos en los que desde que se aprobó la Ley 31/2014 también se han producido cambios. Es en esa situación legislativa donde cobran un valor singular las aportaciones que se proponen y logran superar el mero seguimiento de las novedades que nos regala el BOE y son capaces de analizar con una perspectiva más amplia y reposada lo que dichas reformas implican desde el punto de vista del sistema aplicable entre nosotros.

 

Tuve la fortuna de asistir el pasado día 27 de octubre a una de esas aportaciones cuando escuché en la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación la conferencia de Rafael Mateu de Ros titulada “Gobierno corporativo: libertad o regulación en el Derecho societario”. Marco solemne para una conferencia de título sin duda atractivo y que continúa un ciclo de intervenciones que en los últimos meses han convertido a la Academia en el foro en que se han debatido los principales aspectos de la reforma societaria.

 

Volviendo a la conferencia de Rafael Mateu de Ros, ésta es la continuación de una atención constante hacia el problema del gobierno de las sociedades cotizadas por parte de un observador cualificado, que a su reputación como jurista añade una experiencia singular que revisten sus aportaciones de un valor incuestionable. Publicó en el año 2004 un cuidado estudio de la Ley de Transparencia de las sociedades anónimas cotizadas. Posteriormente hizo lo propio con un exhaustivo estudio del Código Unificado (Cizur Menor 2007). Al hilo de la Ley 31/2014, ha publicado su muy reciente “Practica de Gobierno Corporativo: la reforma de la Ley de Sociedades de Capital y del Código de Buen Gobierno”, (Cizur Menor, 2015). Muchas de las ideas expresadas en esas páginas reaparecieron en su conferencia en la que desarrolló una cuidada reflexión –desde perspectivas que exceden la meramente jurídica- sobre el momento del gobierno empresarial y su regulación.

 

Todos los interesados cuentan con la posibilidad de acceder al texto escrito de la conferencia que ha sido cuidadosamente editada por la Real Academia.