Gran Bretaña: nuevo impulso en materia de gobierno corporativo

En la historia del gobierno corporativo ha tenido una decisiva influencia el impulso registrado desde Gran Bretaña. En la mente de todos están los primeros documentos o códigos que fueron adoptados en aquel país, probablemente como consecuencia de la relevancia que han tenido históricamente sus mercados financieros y, en consecuencia, el buen gobierno en las grandes corporaciones que participaban en los mismos.

 

El pasado diciembre de 2016, el Gobierno británico presentó un nuevo Libro Verde que pretende servir para una nueva fase en el gobierno corporativo en aquellos mercados. El documento titulado “Corporate Governance Reform” inauguró una fase de consulta hoy cerrada. Es fácil predecir que las medidas que a partir de ahí se adopten van a terminar teniendo influencia –incluso a pesar del Brexit- sobre similares medidas en la “legislación” europea. Una vez que el periodo de consulta terminó a mediados del pasado mes de febrero habrá que seguir los siguientes pasos que se puedan dar.

 

Quien quiera analizar esta nueva fase del gobierno corporativo debe leer el documento en cuestión y las consultas que ahí se plantean. Desde una perspectiva general procede llamar la atención sobre las tres cuestiones principales que concitan la reforma propuesta. Estas son el pago o retribución de los consejeros ejecutivos; el reforzamiento del papel que juegan en el gobierno de las grandes corporaciones los empleados, clientes, y proveedores; y, por último, el buen gobierno de aquellas grandes empresas no cotizadas.