Sociedad profesional y disolución de pleno derecho

La Resolución de 14 de junio de 2017 de la Dirección General de los Registros y del Notariado (DGRN) parte de la calificación negativa con respecto a la inscripción de una escritura de cese y nombramiento de administradores de una sociedad limitada. Ha de comenzar destacándose que la calificación negativa tiene poco que ver con circunstancias propias del acuerdo o con la observancia de disposiciones legales relativas al contenido de esos acuerdos de cese y nombramiento de administradores. El motivo de la calificación obedeció a que la sociedad en cuestión era una sociedad profesional que debía de haber llevado a cabo el proceso de adaptación previsto en la legislación correspondiente y que, al no haberlo hecho, debía entenderse disuelta de pleno derecho.

 

El Registrador consideró que en el objeto social que contenían los estatutos de la sociedad aparecían actividades propias de una sociedad profesional y que en consecuencia resultaba aplicable el proceso previsto en la disposición transitoria correspondiente de la Ley 2/2007, de 15 de marzo, de sociedades profesionales, que se había desatendido. En esta ocasión, la DGRN considera que, en efecto, se está ante una situación de disolución de pleno derecho:

 

“Hechas las aclaraciones precedentes, en relación con las consecuencias que del asiento de cancelación practicado se derivan, únicamente cabe recordar que con ocasión de la declaración de disolución de pleno derecho de las sociedades anónimas incursas en la previsión de la disposición transitoria séptima del Real Decreto Legislativo 1564/1989, de 22 de diciembre, esta Dirección General tuvo ocasión de elaborar una doctrina expresada en un gran número de Resoluciones. Según la citada doctrina, la expresión «disolución de pleno derecho», expresión procedente del artículo 152 de la Ley de Sociedades Anónimas de 1951, que se incorporó al texto refundido de 1989 por medio del artículo 261 de la Ley de Sociedades Anónimas y que hoy se recoge en el artículo 370 de la Ley de Sociedades de Capital, hace referencia a la mera circunstancia de que la sociedad entra en disolución por la concurrencia del supuesto previsto en la Ley sin que sea preciso una previa declaración social al respecto. De este modo se distingue la disolución de la sociedad derivada de un acuerdo societario (meramente voluntario, artículo 368 de la Ley de Sociedades de Capital, o provocado por la concurrencia de causa de disolución, ex artículo 362 de la propia Ley), de aquellos otros supuestos en que la disolución se produce «ipso iure» al concurrir el supuesto previsto legalmente (por ejemplo, disposición transitoria primera de la Ley 2/2007, de 15 de marzo, de sociedades profesionales)”.

 

Esa situación no está reñida con la posibilidad de haber acordado la reactivación de la sociedad, lo que en este caso no sucedió. La DGRN establece que esa posibilidad de reactivación es plenamente aplicable también a los supuestos de disolución de pleno derecho:

 

No existe problema conceptual que imponga que una sociedad de capital disuelta de pleno derecho no pueda ser reactivada siempre que se respeten los límites establecidos legalmente en el artículo 370 de la Ley de Sociedades de Capital. Imponer la liquidación forzosa de la sociedad cuando existe una voluntad de continuar su actividad no sólo resulta económicamente irracional, sino que carece de un fundamento jurídico que lo justifique. Según la literalidad del texto del artículo 370 de la Ley de Sociedades de Capital (y de su precedente, el artículo 106 de la Ley de Sociedades de Responsabilidad Limitada), para las sociedades disueltas de pleno derecho «no podrá acordarse la reactivación…»; afirmación que viene precedida por la que establece que la junta de la sociedad disuelta podrá acordar el retorno a la vida activa de la sociedad. Y es que cuando la sociedad está disuelta «ipso iure» por causa legal o por haber llegado el término fijado en los estatutos ya no cabe un acuerdo social sino que lo procedente, si se desea continuar con la empresa, es la prestación de un nuevo consentimiento contractual por los socios que entonces ostenten dicha condición. No otra cosa resulta del artículo 223 del Código de Comercio cuando afirma: «Las compañías mercantiles no se entenderán prorrogadas por la voluntad tácita o presunta de los socios, después que se hubiere cumplido el término por el cual fueron constituidas; y si los socios quieren continuar en compañía celebrarán un nuevo contrato, sujeto a todas las formalidades prescritas para su establecimiento, según se previene en el artículo 119». Cobra así sentido la afirmación del artículo 370 de la Ley de Sociedades de Capital que, lejos de imponer una liquidación forzosa contra la voluntad de los socios, se limita a delimitar el supuesto de reactivación ordinaria, al que basta un acuerdo social, de este otro que exige un consentimiento contractual de quien ostente aquella condición”.

 

En consecuencia termina la Resolución acogiendo el criterio del Registrador mercantil: estando la sociedad ante un supuesto de disolución de pleno derecho, la inscripción de acuerdos relativos a ceses y nombramientos de administradores no resultaba posible en tanto no se procediera previamente a la reactivación de la sociedad:

 

“Las consideraciones anteriores son de plena aplicación al presente expediente. Disuelta de pleno derecho la sociedad y cerrada su hoja como consecuencia de la aplicación directa de la previsión legal de la Ley 2/2007, de 15 de marzo, no procede la inscripción de los acuerdos de cese y nombramiento de administrador prescindiendo de dicha situación. Es necesario proceder con carácter previo a la reactivación de la sociedad en los términos que resultan de las consideraciones anteriores y su adecuación al ordenamiento jurídico. De este modo, una vez abierta la hoja social y adecuado el contenido del Registro a las exigencias legales, la sociedad podrá llevar a cabo los cambios subjetivos en el órgano de administración que estime oportunos y obtener la inscripción de los mismos”.

 

 

Madrid, 31 de julio de 2017