Derivados y gobierno corporativo

Otra reflexión que cabe hacer al hilo de las pérdidas generadas por la negociación de derivados en J.P. Morgan apunta al gobierno corporativo. Leí con atención la crónica del desarrollo de la junta general que celebró dicha entidad de crédito en Tampa (Florida), poco tiempo después de haberse conocido el negativo episodio de las pérdidas señaladas.  En esa junta se plantearon varias cuestiones propuestas por los accionistas, si bien hay que señalar que muchos de los apoderamientos conferidos por éstos se habían producido con anterioridad a la noticia relativa a las pérdidas padecidas por derivados.

Las cuestiones que se plantearon en la junta se están convirtiendo en dos temas “clásicos”: en primer lugar, el tema ineludible de la votación de la retribución de los ejecutivos y en particular del presidente de J.P. Morgan, que mereció un voto afirmativo mayoritario. El segundo punto es de mayor alcance, porque pretendía revisar una situación de hecho consistente en la acumulación de poder en manos de una única persona y, por lo tanto, la conveniencia de separar el cargo de presidente del consejo de administración y primer ejecutivo de la entidad.
Veremos en los próximos días o semanas en qué medida estas cuestiones vuelven a ponerse sobre la mesa en función del agravamiento del caso, aunque es posible incluso llegar a imaginar que se produzca lisa y llanamente la dimisión del directivo responsable. Otros ya han abandonado la entidad y lo que se preguntan algunos es si no procede reclamar parte de la retribución recibida. Véase la entrada de Davidoff en el Dealbook: “After $2 Billion Loss, Will JPMorgan Move to Claw Back Pay?”.
Madrid, 25 de mayo de 2012