Más sobre “proxy advisors” (¿asesores de voto?)


Como continuación de la cercana entrada que dediqué a los asesores de voto o proxy advisors, llamo la atención sobre el artículo que publicó  Roberto Casado bajo el título “Así son los rebeldes de las juntas” (Diario Expansión, edición impresa, 14 de agosto de 2012, p. 6). El artículo parece sugerir que hay una cierta resistencia en nuestro mercado a reconocer el papel que juegan estos asesores y, de hecho, los datos que contraponen la situación en otros mercados y en el español ponen de manifiesto que, frente al papel relevante que juegan tales firmas de asesoramiento del voto en los principales mercados internacionales, en el asesoramiento a fondos españoles tienen una incidencia menor. 

Es interesante la situación de hecho que describe el comienzo del artículo:
El aumento de la influencia de los asesores de voto internacionales (los proxy advisors) en las juntas de las sociedades cotizadas españolas ha empezado a preocupar a los consejos de estas compañías, que ven cómo algunas de sus  propuestas empiezan a recibir una significativa proporción de rechazo entre los accionistas como resultado de la actividad de esas firmas.
Grupos como Repsol, Telefónica, Santander o Viscofan han visto como entre el 20% y el 30% de los accionistas en sus últimas juntas votaban contra algunos puntos del orden del día. Se trata de un porcentaje minoritario, pero inusitado hace pocos años, cuando casi e 100% del capital solía respaldar las propuestas de los consejos españoles.
La principal razón de ese aumento de los disconformes es que muchos inversores institucionales internacionales(fondos de inversión y de pensiones que poseen casi un tercio de las acciones de la bolsa española) siguen de cerca las recomendaciones de los proxy advisors al votar”.
Quien quiera examinar en su integridad el Informe que hicieron el Grupo de expertos, está disponible en la página web de la CNMV.
Aprovecho la ocasión para añadir una referencia a la sugerente entradade Manuel Conthe (dentro de su recomendable blog “El sueño de Jardiel”) sobre el tema. Destaco un apunte sobre el citado Informe:
“A mi juicio, el Informe de los expertos españoles y el documento de ESMA ponen énfasis, de forma casi exclusiva, en los inconvenientes y conflictos derivados de la actuación de los asesores de voto; pero ignoran sus ventajas -entre ellas, facilitar el “activismo accionarial”, disciplinar a los gestores y consejeros y, en especial, poner freno a los excesos retributivos-“.
Me sumo a su demanda de un término español que nos dispense de utilizar (también aquí) el inglés.
Madrid, 7 de septiembre de 2012