Mecanismo Único de Supervisión (MUS) e integración de la regulación financiera

En los últimos años hemos asistido a una radical alteración del marco institucional y normativo de la supervisión financiera. Un cambio que ha motivado que en Europa se haya producido una cesión de poder desde los Estados hacia el nuevo sistema (el Mecanismo Único de Supervisión – MUS) y que, en concreto, implica que las entidades de crédito significativas serán objeto de supervisión directa por el Banco Central Europeo (BCE), mientras que las entidades “menos significativas” se mantendrán bajo la supervisión de las autoridades nacionales correspondientes, en nuestro caso, el Banco de España.

 

La existencia de una armonización –en realidad de una integración- lleva a plantear la que aparece como una consecuencia lógica: la mayor integración legislativa en esa misma materia. Es lo que plantea en un breve e interesante discurso la Consejera Ejecutiva del BCE, Sabine Lautenschläger, cuyo último párrafo reproduzco:

 

“The De Larosière report, published in 2009, provided a blueprint for harmonised banking regulation and supervision in Europe. On Page 49 of that report, the authors state that “there is no point in converging supervisory practices, if the basic financial regulations remain fragmented”. I fully share that view and I urge legislators to reassess the necessary degree of regulatory harmonisation against the backdrop of the European banking union”.