De nuevo: sin informe de auditoría no cabe depósito de cuentas anuales

La Resolución de la Dirección General de los Registros y del Notariado (DGRN) de 15 de junio de 2017 nos vuelve a situar en la negativa del depósito de cuentas motivada por la falta del informe del auditor nombrado a instancia de la minoría. Al asunto he dedicado varias entradas (v., por ejemplo, aquí, aquí y aquí) y como primer comentario no puedo dejar de subrayar la reiteración con la que nos encontramos ante el mismo escenario y la previsible respuesta registral.

 

En efecto, la doctrina de la DGRN al respecto está plenamente consolidada y conduce a denegar la posibilidad de que una sociedad obtenga el depósito de sus cuentas anuales cuando, constando ya en el Registro que se designó a un auditor de cuentas a instancias de un socio minoritario conforme a la posibilidad que reconoce el artículo 265.2 de la Ley de sociedades de capital (LSC), la sociedad no aporta el correspondiente informe de verificación de las cuentas anuales del ejercicio para el que se solicitó. Esta conclusión se ve reforzada, como recuerda la propia Resolución, por lo dispuesto en el inciso final del artículo 279.1 LSC, en donde ese informe de auditoría figura entre los documentos que deben presentar los administradores junto con las cuentas anuales para el depósito de este asunto. La falta de aportación del informe puede deberse a la voluntad de los administradores de obstaculizar la satisfacción de ese derecho de la minoría, y a la tutela que para ésta termina constituyendo el régimen aplicable en materia de depósito contable, que no procederá sin acreditar que el informe se elaboró oportunamente.

 

En esta ocasión, de la Resolución (v. su hecho III y el apartado 3 de sus fundamentos jurídicos) se deduce que la sociedad recurrente alegó determinados compromisos del socio que en su día solicitó el informe de auditoría, que vendría a “consentir” que las cuentas se depositaran sin informe con vistas a la tramitación del concurso de la sociedad. Frente a esos hechos opone la Resolución la necesaria toma en consideración de la constancia registral del nombramiento de auditor, lo que determina la necesaria aportación de su informe, sin tomar en consideración referencias a compromisos o acuerdos de los socios que pudiera mencionar el acta notarial de la junta.

 

 

Madrid, 20 de julio de 2017