Propuesta de modificación de la LC en materia de segunda oportunidad y pasivo insatisfecho

Leo en el Diario La Ley que hace pocos días se aprobó en el seno de la Comisión de Economía, Industria y competitividad del Congreso de los Diputados una Proposición no de Ley presentada por el Grupo Parlamentario de Ciudadanos, instando al Gobierno a presentar en un plazo máximo de seis meses una reforma de la Ley Concursal (LC). Es ciertamente llamativo que la pulsión modificadora de dicha Ley, sobradamente acreditada por la mayoría parlamentaria en la anterior legislatura, sea ahora compartida por prácticamente todos los demás Grupos Parlamentarios. Existe en todos ellos, al parecer, el convencimiento de que muchas situaciones insatisfactorias en la vida económica se solventan reformando la LC, aunque la experiencia no parece avalar plenamente esa presunción.

 

 

Lo cierto es que la Proposición que comento fue pactada con varios Grupos Parlamentarios y finalmente aprobada por todos con la única excepción del Grupo Popular. Esta propuesta apunta esencialmente al concurso del deudor persona física.

 

 

El texto de la iniciativa que motiva esta entrada puede consultarse en el correspondiente Boletín Oficial de las Cortes Generales. La Proposición se justificaba a partir de la consideración de que las medidas adoptadas por medio de la Ley 25/2015, de 28 de julio, de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de la carga financiera y otras medidas de orden social no han tenido resultados plenamente satisfactorios. Se dice por el Grupo autor de la Proposición:

 

“No obstante este avance, los resultados de este mecanismo de ‘segunda oportunidad’ se han demostrado muy limitados, debido fundamentalmente al carácter restrictivo de los requisitos para el acceso al beneficio de la exoneración del pasivo insatisfecho; la exclusión de los créditos privilegiados de dicho beneficio, incluidos todos los créditos de Derecho Público; o la previsión de que dicho beneficio pueda ser revocado en cualquier momento tras su concesión en determinados supuestos, contraviniendo todas las recomendaciones y experiencias internacionales; por citar solo algunos. Todas estas limitaciones han propiciado que este mecanismo de ‘segunda oportunidad’, que debía haber sido un instrumento crucial para promover la recuperación de las familias y deudores que se han visto envueltos en una situación de insolvencia sobrevenida como consecuencia de la crisis económica, apenas haya sido utilizado por quienes más lo necesitan.”

 

Transcribo el texto de la Proposición no de Ley:

 

“El Congreso de los Diputados insta al Gobierno a presentar, en un plazo máximo de seis meses, una propuesta de reforma de la Ley Concursal con la finalidad de reforzar el mecanismo de ‘segunda oportunidad” para todas las familias y deudores personas naturales en situación de insolvencia, en la cual se aborden, entre otros, los siguientes aspectos:

1.- Permitir que las deudas con Hacienda y con la Seguridad Social puedan negociarse en el acuerdo extrajudicial de pagos y ser exoneradas del pasivo insatisfecho del deudor, con la máxima seguridad jurídica y siguiendo criterios técnicos.

2.- Equiparar los porcentajes de voto necesarios para aprobar un acuerdo extrajudicial de pagos de las personas naturales a los requeridos para la formalización del convenio en los concursos de acreedores.

3.- Revisar los requisitos para acceder a la exoneración del pasivo insatisfecho, para facilitar una tramitación más eficiente del procedimiento.

4.- Eliminar el periodo de cinco años durante el cual las deudas exoneradas pueden volver a ser reclamadas por los acreedores, con las salvaguardas necesarias para que solo puedan beneficiarse de este mecanismo los deudores que hayan actuado con buena fe.

5.-Flexibilizar, con las salvaguardias adecuadas, los requisitos para que los deudores más vulnerables puedan cancelar sus deudas mediante la dación en pago de su vivienda habitual, manteniendo el derecho a permanecer en su vivienda durante tres años con un alquiler que no superará el 30% de los ingresos de la unidad familiar del deudor”.

 

Entre tanto, la LC se encuentra pendiente de la decisión que el Gobierno pueda adoptar a la hora de llevar adelante una reforma de especial calado como es la de aprobación del Anteproyecto del Texto Refundido de la Ley Concursal, al que dediqué una no muy lejana entrada.

 

Madrid, 6 de julio de 2017